Traduce ENDO a:

Usuarios

Buscador

¿Quién nos visita?

Tenemos 3 invitados conectado

Encuesta

¿Cuánto inviertes mensualmente en tu tratamiento integral para la endometriosis (pesos)?






Resultados

Encuesta

¿Has logrado concebir? ¿Por qué método?








Resultados

La Dispareunia Femenina: una disfunción sexual dolorosa

Atención, se abre en una ventana nueva. PDF Array Imprimir Array Correo electrónico

Las disfunciones sexuales son un grupo de condiciones que afectan la calidad de vida sexual y por ende la salud sexual y general de la mujer, de la pareja y de la comunidad; una característica común es que afecta el proceso típico de la respuesta fisiológica erótica, también llamada respuesta sexual humana.

Para ser considerada una disfunción se requiere que esta ocurra de manera persistente o recurrente. Cuando de forma aislada se presenta un problema de funcionamiento sexual este no es considerado una disfunción, hasta que este aparece de manera repetida o con patrones de aparición y desaparición. Es indeseable y puede generar a nivel individual una de las características que se han convertido en requisito para el diagnostico: la incomodidad personal.

Las disfunciones sexuales se refieren exclusivamente a la dimensión erótica de la sexualidad. Existen otras condiciones clínicas que producen problemas de índole sexual y que afectan la calidad de vida pero no lo hacen a través de la afectación a la potencialidad erótica del individuo, convencionalmente, esas situaciones clínicas no reciben el nombre de disfunciones sexuales.

Disfuncion sexual

Al tratarse de la dimensión erótica, actualmente las disfunciones sexuales se clasifican de acuerdo con la respuesta sexual en cada una de sus fases, también encontramos otras disfunciones relacionadas con el dolor y entre estas últimas la dispareunia la cual ocupa un lugar importante.

La dispareunia es una disfunción sexual y se define como el dolor persistente o recurrente antes, durante o posterior a la penetración vaginal o el intento de ella. Entre el 3 y el 43% de las mujeres reportan este problema. Las variaciones de porcentaje se deben a la diversidad de estudios y metodologías utilizadas. La mayor parte de estudios han encontrado que la prevalencia es de alrededor de 20% de las mujeres.

Esta disfunción frecuentemente se presenta asociada a los problemas de excitación sexual porque las deficiencias en la lubricación vaginal se pueden traducir fácilmente en dolor ante el intento o la realización de la penetración.

También esta relacionada con problemas de pareja o psicológicos; es importante identificar los factores que desencadenan y mantienen el dolor para poder establecer el diagnóstico adecuado y por lo tanto el tratamiento con el que se resolverá el problema, con el objetivo de aliviar la molestia y mejorar la calidad en la vida sexual de la mujer y por ende de la pareja.

¿Que es una disfuncion sexual? [1]

Las disfunciones sexuales son un grupo de condiciones que afectan la calidad de vida sexual y por ende la salud sexual y la salud general del individuo, de la pareja y de la comunidad que tienen como elemento común la afectación de alguno o varios de los procesos típicos de la respuesta fisiológica erótica, también llamada respuesta sexual humana.

Para que una condición de mal funcionamiento sea considerada una disfunción se requiere además de que esta ocurra, que lo haga de manera persistente o recurrente. Cuando en una ocasión aislada se presenta un problema de funcionamiento sexual este no es considerado una disfunción hasta que este aparece de manera repetida o con patrones de aparición y desaparición.

Las disfunciones sexuales se refieren específicamente y exclusivamente a la dimensión erótica de la sexualidad. Existen otras condiciones clínicas que producen problemática sexual y que afectan la calidad de vida pero que no lo hacen a través de la afectación a la potencialidad erótica del individuo, convencionalmente, esas otras situaciones clínicas no reciben el nombre de disfunciones sexuales. Este nombre, como se anota, está reservado para los procesos que afectan la calidad de la vida erótica.

Adicionalmente, las disfunciones sexuales no son enfermedades propiamente dichas. Más bien, se caracterizan por tener una variedad de causas muy amplia, y por ser una variedad de problemas algunos con similitudes y características compartidas, y otros con muy diversa naturaleza, por este motivo, las disfunciones sexuales se caracterizan mejor si son entendidas como síndromes clínicos y no como enfermedades. Los síndromes se caracterizan por ser un conjunto de datos clínicos que suelen presentarse en las personas pero que tienen una variedad importante de causas. Representa una ventaja para el clínico quien continuamente recordará que la identificación del síndrome disfuncional no es equivalente a la indicación de un tratamiento en particular. Por lo tanto, una disfunción sexual puede tener diferentes causas que deben ser identificadas para indicar el tratamiento adecuado.

Las disfunciones sexuales se caracterizan por 1. Ser problemas recurrentes y persistentes (deben presentarse por lo menos durante 3 meses continuos para considerarla disfunción) 2. Ser problemas de naturaleza erótica y 3. Son problemas que se presentan como síndromes clínicos. Son indeseables para las mujeres y ocasionan incomodidad personal (del inglés personal discomfort).

¿Que es la dispareunia femenina?

La dispareunia es una disfunción sexual y se define como el dolor persistente o recurrente antes, durante o posterior a la penetración vaginal o el intento de ella.

¿Que tan frecuente es este problema? [2]

La dispareunia es un problema sexual que puede presentarse por diferentes causas, por lo mismo sabemos que se presenta entre el 3 y el 43% de las mujeres. Es importante comentar que las variaciones de porcentaje se deben a los diversos estudios y metodologías utilizadas. La mayor parte de estudios encuentran que la prevalencia es de alrededor de 20% de las mujeres.

Esta disfunción frecuentemente se presenta asociada a los problemas de excitación sexual porque las deficiencias en la lubricación vaginal se pueden traducir fácilmente en dolor ante el intento o la realización de la penetración.

Problemas de salud que pueden provocar dolor durante una relacion sexual [3]

La dispareunia se asocia con diversos problemas, la mayor parte de ellos son ginecológicos, algunos provocados por infecciones, otros por alteraciones hormonales y por conflictos psicológicos.

Cuando se descartan las causas físicas es importante hacer una valoración psicológica profunda.

Entre las más frecuentes encontramos:

  1. Vulvodinia: Dolor en la entrada de la vagina o en la vulva, el dolor es como ardor o irritación, generalmente cuando se hace presión sobre la vulva como por ejemplo montar bicicleta, algunas posiciones al sentarse, ropa muy entallada, etc.
  2. Vaginismo: El dolor está localizado en la entrada de la vagina, por una contracción involuntaria de los músculos que se encuentran en esta zona de la pelvis.
  3. Atrofia vaginal y problemas de lubricación: Es la resequedad vaginal, acompañada de irritación, lo que provoca dolor a la penetración durante el encuentro sexual. Es frecuente en el climaterio por la deficiencia de estrógenos
  4. Alteraciones de los ovarios y de trompas de Falopio: El dolor es más profundo, se siente en ambos o en un solo lado, por quistes en los ovarios o inflamación de las trompas de Falopio
  5. Alteraciones en el útero: El dolor se percibe profundo, por miomas, pérdida de la tensión de los músculos que fijan al útero dentro del abdomen o por inflamación del útero
  6. Inflamación del cuello del útero (cérvix), Inflamación de la pelvis: En estas entidades el dolor es profundo, por infecciones en la mayor parte de los casos
  7. Trastornos de las vías urinarias: Por infección, inflamación o posterior a cirugías puede provocar también dolor durante la penetración.
  8. Adherencias en la pelvis: Posterior a un procedimiento quirúrgico o infecciones en órganos de la pelvis, el proceso de cicatrización hace que se desarrolle tejido une diferentes órganos, por ejemplo los ovarios o las trompas de Falopio se “fijan” a otras estructuras y pierden su movilidad normal. Esto provoca dolor.
  9. Dolor durante el período postparto: Generalmente se presenta durante las primeras semanas después del parto y tiende a desaparecer. Se percibe como dolor profundo o superficial
  10. Endometriosis: El dolor es profundo, intenso y cíclico con las menstruaciones, este dato es importante para poder diagnosticarlo.
  11. Factores Psicológicos: En estos casos el dolor puede variar en localización y en intensidad. Se ha asociado la dispareunia con una actitud negativa hacia la sexualidad, con mayor deterioro de la función sexual y bajos niveles de ajuste de pareja. También se asocia el dolor con un bajo nivel de satisfacción físico y emocional así como con menor bienestar y felicidad en términos generales.

Es importante que el médico considere que si la dispareunia se presenta como dolor en la entrada de la vagina al momento de la penetración las causas más probables son: vulvodinia, vaginismo, problemas de vías urinarias. En los casos en que el dolor sea profundo lo más probable es que se trate de una endometriosis, adherencias pélvicas, problemas de ovarios y trompas, inflamación del cérvix o problemas del útero. La falta de lubricación e irritación vaginal pueden provocar dolor superficial y profundo así como en el postparto. En los casos que no se detecta ningún problema físico como causa de la dispareunia, es importante considerar los procesos psicológicos.

¿Como se confirma el diagnostico de la dispareunia? [4]

Como se mencionó anteriormente, las causas de dolor durante la penetración en un encuentro sexual son diversas, por lo tanto es indispensable una valoración “integral” de la mujer que lo padece. Esto se lleva a cabo con una evaluación “biopsicosocial”, es decir biológica, psicológica y social con diferentes estrategias para abordarlo:

  • Historia Clínica Médica: A través de la entrevista médica podemos conocer los síntomas o molestias principales, saber desde cuando aparecieron, la evolución que han tenido y los posibles factores relacionados. También se realiza una exploración física completa con especial interés en la región genital tanto genitales externos como internos, cabe recordar que si existe dolor intenso esta exploración puede realizarse en una segunda cita cuando la molestia halla disminuido y de esta forma no incomodar a la paciente. Después de obtener la información necesaria a través de la entrevista y de la exploración física se sugieren los estudios necesarios para confirmar el diagnóstico, por ejemplo ultrasonido pélvico, determinación en sangre del perfil hormonal ginecológico, cultivo de secreciones, etc.
  • Historia Clínica Psicológica: A través de una entrevista se abordan los antecedentes relacionados con el desarrollo psicológico y emocional de la paciente, las relaciones familiares y las relaciones de pareja desde el compromiso emocional y las relaciones sexuales.
  • Desde la perspectiva psicológica la dispareunia es la manifestación de conflictos inconscientes y ha sido asociada con mujeres que guardan una actitud negativa hacia su propia sexualidad, una actitud fóbica, hostilidad o aversión sexual; en otros casos cuando existen problemas o conflictos de pareja importantes.
  • Historia Clínica Sexual: El objetivo de la valoración es obtener la información del desarrollo personal y aspectos familiares todo relacionado con la sexualidad, también se valora la vida sexual actual de la paciente y el nivel de satisfacción con las relaciones sexuales.

Al confirmar el diagnóstico es importante determinar dos aspectos fundamentales de la dispareunia, como en todas las disfunciones sexuales, la Temporalidad y globalidad-situacionalidad.

La dispareunia puede presentarse de diversas maneras de acuerdo a los criterios de temporalidad: ¿cuándo aparece la disfunción sexual en el marco de la vida de la persona? y de globalidad-situacionalidad: ¿en qué circunstancias de presenta la disfunción?

La temporalidad, o momento en el cual surge el problema, se clasifica en:

  • Primaria, cuando la disfunción ha estado presente durante toda la vida de la mujer, es decir desde que inició la vida sexual.
  • Se denomina secundaria cuando el problema aparece después de un período de funcionamiento normal.

La globalidad-situacionalidad se refiere a la circunstancia o contexto en el cual se presenta el problema:

  • Global es aquél que se presenta en todas las circunstancias de la vida de la mujer en las que se esperaría una respuesta sexual y ésta se encuentra ausente
  • Selectiva: Sucede sólo bajo determinadas situaciones o circunstancias
  • Parcial: en todas las circunstancias, a excepción de la actividad autoerótica o masturbación.

La identificación de estas categorías facilita el trabajo diagnóstico y por lo tanto el tratamiento.

Complicaciones si no se atiende a tiempo la dispareunia [5],[6]

La dispareunia, así como otras disfunciones sexuales son importantes por dos razones primordiales. La primera razón es que la presencia de esta disfunción sexual es con frecuencia un signo de otro problema de salud. La segunda razón, no menos importante, es que el tener una disfunción sexual se asocia con menores niveles de calidad de vida, de satisfacción general y sexual y la salud mental, afectando de manera directa el bienestar de la mujer y de manera indirecta el bienestar de la pareja y se traduce en inestabilidad de pareja y familiar.

El padecer una disfunción sexual como dispareunia, provoca una menor calidad de vida, bajos niveles de satisfacción física y emocional así como bajos niveles de felicidad general. También impacta la relación de pareja. Tener relaciones sexuales satisfactorias es esencial para mantener una relación de pareja estable.

¿Quién es el médico adecuado para atender este problema?

Los especialistas que cuentan con la experiencia para poder valorar y atender la dispareunia en la mujer son por un lado el Ginecólogo y el Sexólogo clínico, especialista en Sexualidad Humana. De hecho lo recomendable es la intervención de ambos especialistas ya que deben abordarse los aspectos físicos, psicológicos y también es recomendable la terapia sexual de la que el Sexólogo tiene la formación para llevarla a cabo. El abordaje integral siempre facilita y acelera la mejoría de la paciente. También es importante la participación de otros en el caso que se requiera como psiquiatra, médico internista, gastroenterólogo, endocrinólogo y cirujano.

Tratamiento [7]

Una vez que se confirma el diagnóstico y la causa de la dispareunia, el tratamiento puede variar, desde la administración de medicamentos analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos, quirúrgico etc. Hasta un abordaje psicológico con psicoterapia para resolver los conflictos inconscientes relacionados o una terapia sexual de desensibilización sistemática.

Se sugiere que la pareja acuda a las consultas médicas para que ambos reciban la orientación, la explicación del problema, las causas del mismo así como el tratamiento más adecuado en el cual ambos deben participar ya sea desde la indicación de suspender, temporalmente, los encuentros sexuales con penetración o para sugerirles técnicas y tareas específicas como la desensibilización sistemática en la cual ambos participan.

Como se comentó antes, es indispensable un tratamiento integral interdisciplinario.

A manera de Conclusión

La dispareunia es una disfunción que se caracteriza por la presencia persistente y recurrente de problemas en la capacidad erótica de la mujer que frecuentemente son la expresión de otros problemas de salud y que además tienen un impacto muy importante en el bienestar psicológico y emocional tanto de la persona que la padece como el su pareja sexual. El impacto de la dispareunia en ocasiones no se limita al malestar de la mujer y de su pareja sino que se traduce en menores niveles de funcionalidad social (impacto en la capacidad laboral y en la capacidad de relacionarse socialmente) y en inestabilidad de la pareja que puede traducirse a inestabilidad familiar.

La dispareunia tiene causas de tipo biológico, psicológico y social. Entender la interacción de estos factores resulta indispensable para desarrollar proporcionar el tratamiento adecuado.

En la actualidad contamos con diversos tratamientos con medicamentos o en su caso con cirugía para solucionar y aliviar este problema y para reparar los daños causados por la misma disfunción sexual.

Los tratamientos psicoterapéuticos, por su lado, han mostrado eficacia. En particular, su uso cuando existen factores claramente relacionados a la angustia de desempeño, o bien, cuando existen factores de inhibición por las culpas introyectadas o la represión socialmente justificada resulta particularmente eficaz.

El uso de tratamientos combinados resulta una alternativa simplemente razonable, ante la realidad de que los problemas de disfuncionalidad sexual frecuentemente tienen como factores causales tanto biológicos como psicológicos.

Por último es necesario recordar que la dispareunia tiene habitualmente una gran variedad de causas. Por esta razón, resulta indispensable hacer una evaluación integral del problema antes de decidir el tratamiento específico.

Responsable de la Información:

Dra. Verónica Delgado Parra
Psiquiatra – Psicoterapeuta
Terapeuta Sexual
e-mail veronicadpa@yahoo.com
Tel. 56528664

[1] Antología de la Sexualidad Humana. Tomo I. Celia Josefina Pérez Fernández, Eusebio Rubio Aurioles. Editorial Porrúa. México 2002

[2] Lewis, R.W., Fugl-Meyer, K.S., Bosch, R. et al. (2004). Epidemiology/risk factors of sexual dysfunction. Journal of Sexual Medicine, 1, 35-39.

.[3] Sexualidad Humana. Iván Arango de Montis. Editorial Manual Moderno. México 2008

[4] Sexualidad Humana. Iván Arango de Montis. Editorial Manual Moderno. México 2008

[5] La Nueva Terapia Sexual. Helen Singer Kaplan. Alianza Editorial. México 2000

[6] Byers, E.S. (2005). Relationship satisfaction and sexual satisfaction: a longitudinal study of individuals in long-term relationships. Journal of Sex Research, 42, 113-118.

[7] Rubio E. y Díaz M. J. (1997) PAC PSIQUIATRÍA-1 Manejo clínico de la problemática sexual. A3. Intersistemas. México 1997